lunes, 4 de febrero de 2013

Entrevistando a Carlos Fortes

votar

Hoy charlamos un rato con Carlos Fortes, dibujante autodidacta que se empapa de todo lo que ve, oye y SIENTE.

Buenos días/tardes/noches


En lo profesional, ¿Cómo te definirías?
Diría que no me considero profesional, al menos en lo que a dibujar se refiere, como dijo Charles Chaplin: “Nadie es profesional, la vida es demasiado corta”, y realmente hay mucho por aprender

Además, tengo un concepto bastante renacentista del mundo, creo que una persona debe ser un polímata, saber de ciencia, arte y humanidades; que en su bagaje debe incluirse por un lado, el saber orientarse con las estrellas, asistir un parto, escalar una montaña, construir una casa, una balsa o plantar un huerto, y por otro, expresarse con un lenguaje rico y sugerente, saber idiomas, bailar, escribir y por supuesto, saber dibujar. Por eso siempre he huido de especializarme. Creo que ser muy bueno en una sola cosa es un callejón sin salida y que la riqueza y diversidad de ser generalista permite unos resultados mucho mejores a largo plazo.


¿Cuál es tu formación?
A nivel profesional soy biólogo con las especialidades de “medio ambiente y organismos”, “biología molecular y celular” y algunos toques de marina, pero con respecto al dibujo soy autodidacta.

Desde pequeño allá a donde fuera, el blog de dibujo ha estado siempre en mi mochila, recuerdo haberlo cargado en una expedición al Sáhara e incluso en mis ascensiones al Mont blanc o al Fuji san. Ser autodidacta es un camino peligroso, marcas tu ritmo y tus áreas de especialización, avanzas mucho en algunos terrenos y creas carencias en otros. Por otro lado no hay reglas y normas preestablecidas, todo vale y eres libre para mezclarlo “todo”. Muchos conceptos básicos los descubrí por mí mismo, otros buceando en bibliografía especializada, otros en cómics de Conan, Tintin o los Vengadores y donde más: en artbooks de Vicente Segrelles, John Buscema, Luis Royo, Brom, Larry Elmore, Moebius, Azpiri y Manara... Qué poco se encontraba en aquella época. A día de hoy mi biblioteca cuenta con más de 120 artbooks, e internet es una fuente inagotable de recursos.... ¡Quién los hubiera pillado en aquel entonces!


En tu blog vemos mucho la técnica digital y temática “mujeres”. ¿Lo haces porque te gusta o te lo pide el público o los clientes?
La técnica digital es una herramienta poderosa y barata, pero sobre todo rápida. Los bocetos continúo haciéndolos a mano, es más sencillo e intuitivo, pero el tratamiento a color casi siempre es digital. Valoro mucho la relación calidad-tiempo que dedico a mis trabajos, ya que mantener un ritmo y la motivación es imprescindible para mi.

En cuanto a las mujeres... es una buena pregunta. Antes que nada decir que si bien las mujeres son una parte importante de mi portafolio, mi trabajo no gira en torno a ellas. Dibujo anatomía porque me apasiona, tanto masculina como femenina, me pierdo en los detalles muy lejos de cualquier concepto erótico, pero también porque aunque los desnudos se llevan pocos “me gusta” en facebook o en mis blogs, en cuanto los cuelgo son top 1 en visitas. También dibujo desnudos para provocar. La sociedad moderna exalta el cuerpo de la mujer desnudo, por todos lados hay un sinfín de anuncios o referencias, y el erotismo que desprende no se ve como algo soez, sin embargo ocurre lo contrario cuando es el cuerpo del hombre, sobre todo cuando se muestra el sexo masculino. La verdad es que me molesta la hipocresía de la gente con respecto a este tema, al igual que la censura tanto religiosa como social.


Tienes un proyecto: “Área 52”, ¿Qué nos puedes contar sobre él?
Hace dos años decidí poner en práctica un sueño, el único sueño de mi niñez que me faltaba cumplir. La idea se había estado gestando en la mochila durante algunos viajes por la costa noreste de Estados Unidos, la India y Nueva Zelanda. Así que cuando volví me compré la tableta digital y hace 2 años con el nacimiento de mi primera hija me lancé a cumplir el sueño de crear un cómic de aventuras. En seguida me di cuenta de que necesitaba crear un espacio creativo donde poder diseñar, compartir, criticar y coger disciplina con el dibujo, le propuse la idea a un amigo y nos lanzamos al proyecto de realizar una ilustración digital a la semana.

El nombre viene de los proyectos 52, de 52 semanas, que buscan establecer una rutina o frecuencia en la publicación de un proyecto. La denominación Área 52 es un guiño a una instalación militar secreta de pruebas experimentales que existe en el desierto de Nevada al noroeste de la famosa área 51. Y dado que los autores decidimos usar alias y que se trataba de nuestro experimento personal de dibujo, pues et voila: proyectoarea52.


Cada año me planteo objetivos nuevos, y al contrario que en mis perfiles de blogspot, devianart o facebook, proyectoarea52 sigue siendo un terreno de juegos donde soltar cualquier idea, boceto, aplicación, video o lo que sea que se me ocurra.


¿Estás trabajando actualmente en algún proyecto del que nos puedas adelantar algo?
Así por de pronto cuatro cosas: dos encargos profesionales que estoy valorando, relacionados con la ilustración de relatos y la medicina, y que decidiré según mi tiempo libre; un proyecto personal relacionado con mujeres mitológicas que ya está en marcha, y la elaboración de una serie de cómics para ir cogiendo mano con el arte secuencial.
Realmente todo está relacionado en última estancia con el cómic de aventuras. Desde principios de este año estoy estudiando guiones de cine, series y cómics. Empapándome de todo el proceso que conlleva crear una historia en el formato que sea. Toda la parte de preproducción de una película, diseño de personajes, escenarios, diálogos, escaleta, efectos de iluminación, planos de cámara, continuidad, etc. es perfectamente extrapolable al diseño de un cómic, incluso de un libro. La estructura de un guión, los actos, los puntos de giros, las tramas secundarias, el clímax de una historia, todo funciona igual, independiente del formato que elijas.
Mi alias es Kwentaro, significa narrador o contador de historias en élfico (fricada de cuando jugaba a rol de adolescente y no tan adolescente) pero lo cierto es que me define muy bien, ya es lo que me gusta hacer: contar historias. De hecho también tengo un blog de relatos cortos.

¿Qué te ha aportado ser parte del Colectivo de Ilustradores Canarios?
Participar del colectivo me ha permitido conocer el trabajo de gente muy interesante, que me ha aportado referencias artísticas muy útiles. Con algunos he tenido el placer de coincidir y charlar como es el caso de Jusejose, Dibujante nocturno o Jorge Pérez que, aparte de ser unos artistazos, han demostrado mucha calidad humana y, más difícil aun de encontrar, disposición para compartir y enseñar lo que saben. Yo como profesor de ciencias e informática valoro mucho la gente que es buena comunicadora y que enriquece académicamente a los demás.

Por otro lado tus amigos y familia son un público nada hostil, y a veces nada crítico. Para mí, el principal bloqueo al que se enfrenta un artista, es uno mismo. Las expectativas que te haces, lo que crees que esperan los demás de ti, la idea que tienes de cómo has de dibujar, si te percibes como buen o mal dibujante o lo que es políticamente correcto, acaban siendo un cepo del que es difícil salir. Romper ese bloqueo del artista debería ser el principal objetivo de cualquiera, escribas, dibujes, hagas cerámica, ganchillo o papiroflexia. Perder el miedo a que algo salga mal, a que algo no guste o que te critiquen, es algo que cuanto antes asumas mejor.

Publicar en el Colectivo ayuda a forjar esa actitud con respecto a ti mismo y al mundo del arte. En el mundo laboral a veces es más importante desenvolverte bien con las relaciones públicas y tener los contactos o amigos adecuados que trabajar bien, y el mundo del arte no es una excepción. Todo está sujeto a percepciones ajenas a tu control. Uno debe saber enfrentarse a la crítica, reflexionar cuando es buena, y saber ignorarla cuando está equivocada, cuando está enfocada desde un punto de vista particular o cuando, no está movida por la objetividad sino, por sentimientos humanos más bajos. En ese marco, el colectivo es un lugar cordial y amable donde exponer tus obras y darte a conocer, lo cual es de agradecer.


¿Algo más que añadir?
Sí, ¡gracias! Primero que nada agradeceros la oportunidad de hacer esta entrevista, sobre todo teniendo en cuenta que mi dedicación profesional al dibujo es ocasional y que las más de las veces lo hago por “amor al arte” nunca mejor dicho. Y segundo, he cumplido la mayoría de los sueños y proyectos que he tenido en lo que llevo de vida y ahora me planteo nuevas ilusiones, nuevos retos y desafíos, que solo son posibles gracias a Krista, mi mujer, amiga y compañera infatigable de aventuras, quien, aunque se resiste a coger un lápiz, me motiva, me ilusiona y me da la tranquilidad y alegría para que todos estos proyectos se hagan realidad.

Mucha suerte en todos tus proyectos

Más info: 







No hay comentarios:

Publicar un comentario