martes, 20 de noviembre de 2012

Entrevista a Ana Martín (La Princesa Ilustradora/Nube de Leche)

votar


Tras "La Princesa Ilustradora" y "Nube de Leche" se encuentra la artista, escritora y diseñadora Ana Martín. Ana ha desarrollado un estilo muy personal y polivalente. En esta entrevista pueden conocerla un poco mejor o descubrirla...

-Ana, explicános brevemente tu trayectoria como artista.
En mis primeros recuerdos ya hay lápices de colores pues pasé incontables tardes coloreando con el “color carne”, el “rojo ladrillo” o el azul índigo”… A los diez años mi hermano me regaló mi primer portaminas Pilot y mi primera caja de acuarelas “profesionales” procedentes de una librería muy especial que había cerca de mi casa.   Mi madre me llevaba a los museos a ver a Henry Moore y a Miró y mi padre me hizo
prometerle que nunca dejaría de pintar ni escribir, así que no me puedo quejar de los estímulos que recibí.
Me resistí durante el instituto a querer estudiar Bellas Artes pero una profesora me recomendó la optativa de diseño gráfico y fue mi perdición; con el profesor Ferrer me rendí a mi destino y tres años más tarde empecé la carrera en la ULL. Desde allí descubrí la ilustración durante mi año como Erasmus en Amberes, rodeada de personas que me hicieron trabajar y llorar. Terminando de estudiar decidí que me daba igual Mac o PC, yo quería aprenderlo todo.
Me he dedicado durante muchos años al diseño gráfico y me he especializado como técnico de preimpresión en artes gráficas, principalmente en estuchería industrial. Entremedio he sido, y aún soy a veces, diseñadora freelance y sobre todo he aprendido mucho sobre mis capacidades y mis límites después de ser madre.
Hace tres años decidí que no iba a esperar más para ser Ilustradora, alguien me dijo que ya lo era y por fin lo asumí, es como me gusta definirme porque me vincula a las Palabras y al Arte.

"Sí" de la serie "Palabras"

-¿Cuáles son las técnicas con las que más te gusta trabajar?
Al contrario que en la especialidad de pintura, a los de diseño no se nos daba tanta opción a experimentar la parte plástica, te tenías que buscar tú la vida probando técnicas o aprendiendo de los demás compañeros. En tercero de carrera descubrí tres herramientas fundamentales que nunca faltan en mi estudio: la tinta, las plumillas o puntas de caña y un pincel gordísimo de acuarela que me acompaña desde entonces. Aunque intento hacer obra con otras técnicas, éstas no me cansan nunca, unirlas a la acuarela y los creyones es definirme a mi misma. De uno o dos años para acá, me he quedado prendada del collage y de los acrílicos, son maravillosos.

Platanita y la Fábrica
-Además de ilustrar, escribes, prueba de ello es tu cuento "Platanita y la Fábrica", ¿has publicado alguna de tus obras literarias?¿Estás preparando algún libro ilustrado por ti?
Los textos poéticos me han acompañado siempre en mis lecturas y los escribo de forma íntima desde que empecé mi primer diario. Me ayudan a expresar rápidamente sensaciones y a descargarme de ellas, pero sobre todo me ayudan a divagar, a ser un poco loca y a jugar con las palabras.
“Platanita y la Fábrica” es un ejemplo de esto; son doce párrafos que parecen no tener mucho sentido pero el caso es que me apetecía expresar algunas ideas primarias y contundentes que me rondaban y el haiku es un formato que me pareció apropiado en este caso. Ha sido una experiencia personal de la que sigo disfrutando ya que ahora está en la etapa de ordenarla para hacer un fanzine. Será la primera vez que publique yo sola y es muy emocionante.
Sin embargo, me gustaría mencionar un cuento que hice antes de “Platanita y la Fábrica”, se llama “Platanita Isla adentro”, un cuento en verso al que un amigo le puso música y espera en un cajón su turno de ser ilustrado.
He conseguido tener una lista de ideas que me gustaría hacer, de manera que espero no aburrirme de aquí a muchos años, sobre todo porque iré encajándolas entre la preimpresión, las lavadoras y jugar con mis niños…
 
Las zapatillas rojas.

-Eres muy versátil ya que realizas ilustraciones para niños y también para adultos, ¿con qué temática te sientes más cómoda?

Me gusta pensar que la ilustración no tiene edad, creo en el albúm ilustrado para todos los públicos y en todos los públicos para cualquier libro. Animo a los adultos a perderse de vez en cuando en los libros de la parte infantil, creo que son perfectos para reirse y desconectar de la seriedad de la vida diaria y también me gusta ver a un niño curioseando libros sin dibujitos y preguntándose que habrá ahí adentro.
En su momento adopté un alter ego que se llama La Princesa Ilustradora, para toda mi producción artística, siempre hace sonreir a quien lo escucha, y no deja indiferente.
Sin embargo, estoy a punto de presentar otro nombre que quiero asociar a una producción diferente, se llama Nube de Leche y está orientada al público adulto en principio, mantengo la idea de un arte que no discrimine espectadores pero a la vez tenía la sensación de tener que desmarcar los dibujos eróticos del resto, son muy especiales y cuentan su propia historia. Ojalá no hubiera que esconderlos o advertir sobre ellos, pero de momento empezaré con discreción y espero poder ir creciendo.
Me encuentro cómoda dibujando, sea lo que sea, y será inevitable que todo al final esté relacionado, como en la vida, por eso detrás siempre estará Ana Martín.

 
Cafeína trío para Ménage à trois.

-Pronto se inaugura una exposición en la que participas, Ménage à trois, háblanos un poco sobre ella.
Ménage à trois es fruto de una inquietud común por el dibujo erótico y la feliz coincidencia de una Love Shop con espacio expositivo, todo ello en el marco de intercambio que supone el Colectivo de Ilustradores Canarios.  Propuesta, ejecución et voilà, muy pronto esperamos poder invitarles a ver nuestra obra en las tiendas Momentos Love Shop de La Laguna y Santa Cruz. En esta ocasión somos tres, Luz Sánchez, Samuel Hernández y servidora como Nube de Leche.
Un paseo por diferentes aspectos del erotismo de la mano de tres estilos muy personales y en un marco más que apropiado.
Economía sumergida.
    

-¿Qué te ha aportado pertenecer al Colectivo de Ilustradores Canarios?
Empecé a colaborar de forma tímida y sin querer molestar mucho, conociendo apenas a unos cuantos y me veo ahora, metida de cabeza en tantas ideas y habiendo compartido tantos momentos intensos que sólo se me ocurre dar gracias por haberme tropezado con ellos en el Generador de la calle Clavel aquella noche de enero mientras presentaban Canarias 1400. He crecido mucho como persona y como ilustradora, he hecho amigos, he perdido la vergüenza a dibujar en público y una cosa muy curiosa, he recuperado la actitud necesaria para crear y compartir.
Nos enriquecemos dibujando juntos y momentos como el de Luis Royo en el Salón del Manga este año o la movida Steampunk que nos montamos no tienen precio.
Creo que somos muy diversos, muy artistas, muy egocéntricos y pecamos de casi todo, pero seguimos sabiendo tomar unas cañas de fiesta, que, todo hay que decirlo, relaja, reúne y reconforta.
Todo es coger fuerzas para descubrir adónde nos llevará todo esto, pero sea como sea, lo vivido hasta hoy ha valido la pena y me siento orgullosa de que me relacionen con el Colectivo de Ilustradores Canarios.

-¿En qué proyectos trabajas actualmente?

Como dije antes, las ideas se atropellan en mis manos por las ganas de hacer cosas, pero intento poner orden y prioridades, las más relevantes para estas próximas semanas son Ménage à trois, “Platanita y la Fábrica”, una colaboración/intercambio con Museos de Tenerife y sobre todo, seguir persiguiendo un discurso propio de la mano de mis hijos y de todas las personas que me quieren y a las que quiero. Ilustrar, ilustrar y de postre, ilustrar.

Muchas gracias Ana.
Gracias a ti, a ustedes.

*Para más información pueden visitar su blog:
 http://anaimartin.blogspot.com.es/
o escribirle a laprincesailustradora@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario